Páginas vistas en total

domingo, 22 de mayo de 2011

El veredicto

Ayer como a la 1 de la tarde, sentí un mareo y de repente flotaba en el aire, a una velocidad no identificada ascendía y ascendí hasta llegar a un tribunal. Allí había un viejito con una mirada de juzgón, le pregunte a un canito que tenia al lado que vestía un gabán (saco) blanco y tenia alas, alas? bueno, si, alas y me dijo que ese "viejito" era el juez.
Eso explica la mirada de juzgón, me puse curioso y le volví a preguntar al canito que donde estaba y me dijo que su nombre no era canito, que se llamaba Gabriel, que era un arcángel y que considerando nuestras estaturas en todo caso yo seria un hombrecito y el, pues un "angelón".
La converzacion se vio interrumpida por 3 malletazos que me dejaron el oido pitando, todos se pusieron de pie y el viejito me llama a pasar al frente.

-Eduardo Torres Cordero! Usted se encuentra hoy en este tribunal, en el cielo, para ser juzgado por lo que hasta hoy ha hecho, y se le dictara una sentencia que deberá ser cumplida hasta el dia en que sea tiempo de morir.
Se le acusa de mal Padre
Mal Esposo
Mal amigo
y mal amante...
La lista continuo y se destaparon hechos y eventos sumamente vergonzosos los cuales no quiero publicar por que ya estuvo bueno de bochornos.
Cuando mire al lado para buscar al canito, perdón, al Angelón Gabriel, no estaba, estaba allí solito, así que hice lo que cualquier otro hombre de mis trasfondos culturales y callejeros edad y experiencias hubiera hecho...
Empecé a llorar, el viejito seguía leyendo la lista de cargos en mi contra, no se detenia, así que me senté, y seguí llorando sentado.
De repente se abren las puertas de la corte y llega un tipo mas o menos de mi tamaño, bueno, si, mas alto, un poco, mas o  menos 5'9"-5'11"
y todos se pusieron de pie, me pone la mano en el hombro y me dice al oido: -Yo me encargo de esto!
se acerco al juez y alli hablaron un rato.
Se acerco a mi el muchacho sonriente y el juez da 1 malletazo que me hizo brincar del susto pues creí por un momento que alguien disparo. le dije al muchacho, que esto ya parecía un taller de carpintería con ese don martillando ahí.
Eduardo Torres Cordero, de todos los cargos antes mencionados se le encuentra a usted, No culpable!
Pero un cargo que del cual fue hallado culpable y por el cual sera sentenciado; Intolerancia Religiosa!
Y por ahi siguio describiendo todo lo que involucra eso, la cosa es que el tipo ese que entro era un tal Jesús y fue mi abogado, el hombre sabia bastante por que me saco no culpable de todos esos cargos, pero me dejaron el de la intolerancia a la lactosa o a lo religioso, algo asi.
Eduardo Torres Cordero usted ha sido sentenciado a un resto de vida con el llamado de levantar tu voz...
Yo me pare, saque el pecho y como se mucho de biblia termine la frase del gran juez y dije...
Llamado a levantar mi voz, potente de trompeta, una voz profética y poderosa para la gloria del señor!!!!
Bueno, no exactamente, mas bien a levantar tu voz como un fotuto o fotutillo y mas que profética pues, sera molesta y en ocasiones graciosa pero si, para la gloria del señor, pues seras usado para traer alegria y despertar conciencias.
Menos mal, ahora lo que resta es trabajar y como primer tarea:

LEVANTO MI VOZ DE FOTUTILLO PARA DENUNCIAR Y MOLESTAR COMO UN MOSQUITO A MEDIA NOCHE EN TU OIDO, PARA INCOMODAR COMO UNA NOCHE DE VERANO EN TEXAS SIN AIRE ACONDICIONADO Y SOBRE TODO, ELIMINAR LO RELIGIOSO Y QUE LO REAL SEA MANIFIESTO.

Gracias a Jesus que estuvo conmigo en el juicio como prometió, y gracias al canito por la orientación.
nos leemos luego, en 5 meses, luego del fin.

No hay comentarios:

Publicar un comentario