Páginas vistas en total

jueves, 12 de noviembre de 2009

Entre puertas cerradas, desilusiones y una salida

Esta semana ha sido fuerte y en el sentido emocional bastante intensa, ha sido duro ver como las puertas que antes se veían abiertas de par en par listas a recibirme hoy se han cerrado y aparentemente para no volverse abrir.

No quiero hablar mal de nadie así que voy solo a tocar mi perspectiva del asunto.

Se que Dios tiene propósito con mi vida y que algo quiere hacer con ella, la mas clara evidencia es la misma oposición que he encontrado para poder ubicarme donde estoy, pero me siento que al llegar al otro lado del charco en donde se supone que hubieran personas listas y dispuestas a trabajar con la misma pasión que tengo, se durmieron y se volvieron perezosos, lo que se supone que vine a hacer a Houston Texas no es lo que estoy haciendo y mis esfuerzos no son valorados, pero hoy, con mi corazón abatido me dejo leer en el proceso puro y duro por demás que estoy pasando, espero poder llegar sin que mi corazón se endurezca ni que la frustración me lleve a hacer el ministerio por los motivos incorrectos.

Hoy tuve la oportunidad de ir al canal de televisión en el cual se suponía que yo iba a laborar como director y me percate de que muchos son los que dicen hacer esto por amor a las almas, pero sus acciones desenmascaran que es por el esplendor del dinero y yo no tengo problemas con que quieran hacer dinero pero me incomoda la hipocresía y la falta de entereza pues cuando uno es honesto juegan el papel de “santos” y “espirituales” y citan la Biblia para escudar su poca vergüenza.

Me duele mucho haber visto a quien respetaba caer preso de esto, me duele mucho ver el reflejo de las consecuencias gritar a viva voz que en realidad no se cree en lo que predican y lo que se predica no es lo que se cree como me hicieron pensar.

Entrar en el camino de servir a Dios esta lleno de tropiezos y ataques mortales desde adentro, como los tiburones que pelean desde el vientre y se matan antes de nacer, aun no he salido al campo y ya tengo heridas que me hacen sangrar y amenazan con quitarme la vida.

Solo puedo pensar que es el mismo Espíritu de Dios el que me sostiene y me alienta a continuar, a lo mejor también con el tiempo me vuelva hipócrita y tan materialista que cambie las almas por el dinero, solo Dios lo sabe pero lo que hoy es verdad es que lloro ante la tragedia de que la gente muere y sufre y la verdad es retenida con injusticia como dice pablo.

Esta puerta se me ha cerrado, pero se que solo Dios tiene el poder de cerrar y abrir puertas y confío en EL que esta puerta la cerro y me abrirá otra.

A mis lectores, los que sepan orar manténganme en sus oraciones y los que no pues deséenme que Dios me ayude a sobrellevar esto.

Dios les bendiga!

No hay comentarios:

Publicar un comentario